Triyodotironina,T3                                    

Afecta casi todos los procesos fisiológicos en el cuerpo, incluyendo crecimiento y desarrollo, metabolismo, temperatura corporal y ritmo cardíaco.

Su función es estimular el metabolismo de los hidratos de carbono y grasas, activando el consumo de oxígeno, así como la degradación de proteínas dentro de las células.

La producción de T3 y la de su prohormona tiroxina (T4) es activada por la tirotropina (TSH), la cual es secretada por la glándula pituitaria.

Este proceso está regulado vía un proceso de retroalimentación negativa:

Elevadas concentraciones de T3 y T4 en el plasma sanguíneo inhibe la producción de TSH en la pituitaria.

Cuando las concentraciones de dichas hormonas disminuyen, la pituitaria incrementa la producción de TSH.

Este sistema de retroalimentación regula la cantidad de hormonas tiroidicas circulando por el sistema sanguíneo.

Los efectos de la T3 en los tejidos son alrededor de cuatro veces más potente que la de su prohormona T4.

De las hormonas tiroidicas producidas por el cuerpo humano, solo un 20% es T3, mientras que el 80% es T4.

Aproximadamente el 85% de la T3 circulante es formada a través de la eliminación del átomo yodo unido al átomo carbono número cinco de la T4.

La concentración de T3 circulante es aproximadamente 1/40 de la de T4