SINDROME DEL EDIFICIO ENFERMO

El Síndrome del Edificio Enfermo (SEE) es el nombre que se da al conjunto de síntomas diversos que presentan predominantemente, los individuos en estos edificios y que no van en general acompañados de ninguna lesión orgánica o signo físico diagnosticándose, a menudo, por exclusión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) diferencia entre dos tipos distintos de edificio enfermo, el que presentan los edificios temporalmente enfermos, en el que se incluyen edificios nuevos o de reciente remodelación en los que los síntomas disminuyen y desaparecen con el tiempo, aproximadamente medio año, y el que presentan los edificios permanentemente enfermos cuando los síntomas persisten, a menudo durante años, a pesar de haberse tomado medidas para solucionar los problemas (1).

Según la misma OMS, estos edificios tienen una serie de características comunes:

1. casi siempre tienen un sistema de ventilación forzada que generalmente es común a todo el edificio o a amplios sectores y existe recirculación parcial del aire

2. con frecuencia son de construcción ligera y poco costosas

3. las superficies interiores están en gran parte recubiertas con material textil, incluyendo paredes, suelos y otros elementos de diseño interior, lo cual favorece una elevada relación entre superficie interior y volumen

4. practican el ahorro energético y se mantienen relativamente calientes con un ambiente térmico homogéneo

5. se caracterizan por ser edificios herméticos en los que las ventanas no pueden abrirse

6. algunos edificios tienen localización de las tomas de renovación de aire en lugares inadecuados mientras que otros usan intercambiadores de calor que transfieren los contaminantes desde el aire de retorno al aire de suministro


El síntoma mas común de este síndrome es el cansancio que empieza a las pocas horas de iniciar a trabajar y desaparece a los pocos minutos de dejar el edificio.

El dolor de cabeza es no migrañoso, generalizado y con pesantez.

La nariz se tapa, la rinitis y el flujo nasal son menos frecuentes, también se presenta sequedad de la garganta y los ojos secos.

Hay mucho escepticismo en la validez del diagnostico del SEE, hay pocas pruebas objetivas para validar los síntomas, algunos pueden ser hasta psicológicos. Todos estos síntomas son comunes en la población general pero lo que distingue al SEE es su relación temporal con el trabajar en ese edificio en partícular .



Se ha revisado científicamente algunos puntos relacionados con la calidad del aire interior y la salud humana toda vez que todo lo que respira el trabajador puede afectar potencialmente su salud y es por ello que se ha puesto atención en los últimos años al SEE, la sensibilidad a los químicos y la micotoxicidad.

LaOrganización Mundial de la Saludlo ha definido como un conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en estos espacios cerrados.

Es un conjunto de molestias y enfermedades originadas en la mala ventilación, la descompensación detemperaturas, las cargasiónicasy electromagnéticas, laspartículasensuspensión,losgases yvaporesde origenquímicoy los bio aerosoles, entre otros agentes causales identificados.

El tipo de malestares que producen y estimulan estas situaciones es variado: jaquecas,náuseas,mareos,resfriadospersistentes, irritaciones de las vías respiratorias, piel y ojos, etc. Entre estos malestares, lasalergiasocupan un papel importante.


   

Causas

Los factores que contribuyen al síndrome se relacionan al diseño del ambiente construido, y puede incluir combinaciones de algunos o a todas las siguientes causas:

  • Interior polución del aire
  • Perfumes artificiales
  • Pobre o inapropiada e incluso excesiva iluminación (incluyendo ausencia de o solo limitados accesos a la luz natural).
  • La excesiva iluminación genera reflejos en las pantallas de trabajo de los puestos administrativos.
  • Pobre calentamiento o enfriamiento de las estancias y / o ventilación
  • Mal posicionamiento de los sistemas de calefacción y aire acondicionado
  • Mala acústica
  • Pobres diseños de muebles y equipos (e.g. monitores de Pcs, fotocopiadoras, etc.).
  • Pobre ergonomía.
  • Contaminación química.
  • Contaminación biológica.

Al dueño o al operador de un "edificio enfermo", los síntomas pueden incluir altos niveles de empleados enfermos o ausentismo, baja productividad, baja satisfacción laboral y alta rotación de empleados.