VITAMINA D  : Calciferol  i Dihidroxi

    El organismo es capaz de producirla por la absorción de los rayos ultravioletas. 
Propiedades: Asegura la correcta absorción del calcio y fósforo necesarios para el mantenimiento de los huesos y dientes sanos, de las articulaciones y del sistema nervioso. Vital para la prevención y tratamiento de la osteoporosis.

Carencias:

  • Produce raquitismo,
  • osteoporosis
  • osteomalacia,
  • descalcificación del hueso, que se deforma todo permaneciendo con la misma masa.

  • Falta de crecimiento en los niños y
  • deformidades del esqueleto, en el adulto se puede producir durante el embarazo y la lactancia,
  • con síntomas de lumbalgia, espasmo y debilidad muscular,
  • deformaciones de la columna vertebral y la pelvis.

  • Excesos: Al ser liposoluble, por lo tanto no eliminable fácilmente por la orina, un uso excesivo continuo de esta vitamina tiene un efecto tóxico, se rompe el balance entre el calcio y el fosfato y se crean depósitos de calcio en los tejidos blandos, paredes de los vasos sanguíneos y riñones.

Una exposición normal al sol y una correcta alimentación son suficientes para alcanzar un nivel adecuado.

La pigmentación adquirida tras la exposición al sol es una defensa que reduce la producción de vitamina D.

Fuentes: Se obtiene mediante la acción de los rayos ultravioletas sobre la piel, si tomamos el sol, es suficiente fuente, pero la podemos encontrar en hígado de pescado, mantequilla, leche, yema de huevo.

Alimentos ricos en vitamina D

Aceite de hígado
Salmón
Atún.
Sardinas.
Ostras.
Caballa.
Arenque.
Quesos.
Crema de leche.
Leche.
Yema de huevo.
Mantequilla.
Margarina fortificada.

Para no caer en un déficit de vitamina D, es necesario aportarla a través de los alimentos.
Es importante aclarar que si su consumo es excesivo puede producirse hipervitaminosis, lo cual también puede ser perjudicial para la salud.
Generalmente esto ocurre cuando se ingieren suplementos vitamínicos, ya que las dosis que contienen suelen ser mayores al requerimiento orgánico
Demasiada vitamina D puede hacer que los intestinos absorban demasiado calcio, lo cual puede provocar niveles altos de este mineral en la sangre.

  • Los niveles altos de calcio en la sangre pueden llevar, a su vez, a que se presenten depósitos de este mineral en los tejidos blandos como el corazón y los pulmones, lo cual puede reducir su capacidad para funcionar.
  • Igualmente, se pueden presentar cálculos renales, vómitos y debilidad muscular si la persona tiene demasiada vitamina D.