IMPACTO AMBIENTAL - EVALUACION DEL CICLO DE VIDA

  •  La evaluación del ciclo de vida - ECV

    El  análisis del ciclo de vida (ACV), es una metodología empleada en el estudio del ciclo de vida de un producto y de su proceso de producción.

    Con el auge del ecodiseño, este enfoque ha ido integrando con más frecuencia diferentes criterios y parámetros de evaluación del impacto ambiental.


    El análisis del ciclo de vida (ACV) es una herramienta que se usa para evaluar el impacto potencial sobre el ambiente de un producto, proceso o actividad a lo largo de todo su ciclo de vida mediante la cuantificación del uso de recursos ("entradas" como energía, materias primas, agua) y emisiones ambientales ("salidas" al aire, agua y suelo) asociados con el sistema que se está evaluando.

    El Análisis del ciclo de vida de un producto típico tiene en cuenta el suministro de las materias primas necesarias para fabricarlo, transporte de materias primas,la fabricación de intermedios y, por último, el propio producto, incluyendo envase, la utilización del producto y los residuos generados por su uso.

    El ciclo de vida de un producto (como un ladrillo) o una actividad (hormigonar una estructura) está formado por dos tipos de sistemas, que revisten un interés especial para los evaluadores ambientales.

    Los estudios de ECV se realizan con la finalidad de responder a determinadas preguntas, y son esas preguntas las que conforman el diseño del estudio. Una de estas preguntas podría ser: ¿Qué diferencia existe entre el posible impacto ambiental de un producto nuevo y otros productos ya existentes en el mercado?

    El ACV no es una evaluación de riesgo y esto se debe a que ACV no tiene en cuenta la exposición, que es un factor esencial para evaluar el riesgo.

    El ACV cuantifica las emisiones, pero el impacto real de esas emisiones depende de cuándo, dónde y cómo se liberen en el ambiente.

    ACV es una de las herramientas con las que se cuenta para evaluar los productos, envases y procesos.

    Las otras herramientas entre ellas figuran:

    • Evaluación de riesgos ambientales
    • Gestión de riesgos para el ambiente
    • Análisis de riesgo comparativo

    El Paquete Energía Clima de la UE

    Es un plan de medidas tomadas por los países de la zona para mejorar su eficiencia y su independencia energética.

    Fue propuesto por la Comisión Europea a comienzos de 2007 y adoptado por los países a mediados de 2008.

    También incluye medidas para tornar el mercado energético más competitivo.

    El plan es a la vez un programa de lucha para la protección del clima y una estrategia energética.

    El paquete fue llamado el "paquete 20/20/20" por la prensa, porque consiste en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 20%, a incrementar el uso de energía renovable al 20% del uso total de energía, y en reducir en 20% el consumo de energía con la mejora de su eficiencia energética, para el 2020. 


    Después de la adopción del protocolo de Kyoto, la UE ha expresado la urgencia de reducir los gases con efecto invernadero más allá de las medidas del protocolo.

    En las reuniones anuales de las Naciones Unidas sobre cambio climático, intentó plantear nuevos límites a los otros países, en particular a los países desarrollados, porque no habían adoptado ningunos objetivos para reducir sus GEI. Sin embargo, esos esfuerzos fracasaron.

    Los países de la Unión Europea adoptaron un régimen de comercio de derechos de emisión para las industrias, pero no para los vehículos o sistemas de calefacción domésticos.


    Preparación y objetivos


    A comienzos de 2007, la Comisión Europea presentó una serie de medidas energéticas para la región.1
    Una meta del plan era que los países europeos adoptaran objetivos para reducir los gases de efecto invernadero (GEI), que según la mayoría de los científicos son la principal causa del cambio climático, en el 20% para el 2020.

    Otro objetivo era llevar a cabo una mayor inversión en energía renovable, dado que los combustibles tenían un alto costo, tanto económico como ambiental. También los países europeos son muy dependientes de las importaciones energéticas, por lo que mejorar la eficiencia energética era una prioridad.

    Así el plan exige que el 20% de la energía que utilice la UE provenga de recursos renovables dentro del 2020. De hecho, la Comisión señaló que era urgente cambiar de estrategia energética tras el conflicto petrolero entre Rusia y Bielorrusia a comienzos de 2007.

    Este conflicto produjo el cierre de un oleoducto que transporta combustible hacia Europa, principalmente a Alemania.

    Por fin la Comisión propuso medidas para abrir los mercados energéticos de Europa, haciendo posible para los ciudadanos comprar gas o electricidad a cualquier lugar del continente. En claro, significa el fin de los grandes monopolios del sector. El cambio climático era una prioridad absoluta de Angela Merkel, la jefa de gobierno de Alemania, que presidia temporalmente la UE en los seis primeros meses del 2007. Así no fue sorprendente esta proposición.


    En marzo de 2007, los líderes de la Unión Europea celebraron en Bruselas una cumbre. Después de debates, llegaron a un acuerdo en noviembre de 2007 a pesar de divisiones entre países.

    Los países más pobres de la Unión, es decir del sur y de este de Europa, estaban preocupados por los altos costos que deberían pagar sus industrias pesadas, mayoritariamente basadas en el uso del carbón.

    Así el texto definitivo dice que se fijarán metas diferenciadas teniendo en cuenta la situación de cada país.

    En octubre de 2008, se mantuvo el proyecto a pesar de la crisis económica y a pesar de algunos países que afirmaban que su sector industrial podría ser dañado con estas medidas energéticas.

    Fue adoptado definitivamente en diciembre de 2008.3 4