Prolactina -  PRL

Es una hormona peptídica segregada por la parte anterior de la hipófisis, la adenohipófisis, que estimula la producción de leche en las glándulas mamarias y la síntesis de progesterona en el cuerpo lúteo.

Las hormonas que tienen un efecto sinérgico son: los estrógenos, la progesterona y la GH.

La succión del pezón durante la lactancia favorece la síntesis de mayor cantidad de esta hormona.

Además, es uno de los pocos sistemas fisiológicos que poseen retroalimentación positiva, de forma que la presencia de prolactina en el organismo favorece la producción de este péptido.

Una manera de aumentar la cantidad de prolactina producida, es seguir parámetros de sueño similares a la época "antes de la luz eléctrica".

Efectos

La prolactina aumenta la secreción de leche de la glándula mamaria. Entre sus efectos sobre las células de los alveolos mamarios está un aumento de la síntesis de lactosa y una mayor producción de proteínas lácteas como la caseína y la lactoalbúmina.

Si bien es cierto que la concentración de prolactina es elevada antes del parto, la secreción de leche sólo tiene lugar después de este, dado que la elevada presencia de estrógenos y progesterona en la mujer embarazada tiene un efecto inhibidor sobre la secreción láctea.

Cuando los niveles de estas hormonas caen después del embarazo, se produce la lactación.

La prolactina tiene también un efecto inhibitorio sobre la secreción de gonadotropinas, de manera que su hipersecreción puede producir oligomenorrea o amenorrea en la mujer.

En los varones el comportamiento de la prolactina puede afectar la función adrenal, el equilibrio electrolítico, ginecomastia, algunas veces galactorrea, decremento del libido e impotencia y otras funciones como la de la próstata, vesículas seminales y testículos

  • Hombres: 2 - 18 ng/mL
  • Mujeres que no estén embarazadas: 2 - 25 ng/mL
  • Mujeres embarazadas: 10 - 209 ng/mL

Aunque estos valores pueden variar ligeramente.

Para realizarse el examen es recomendable estar en ayunas después de 8 horas y haber estado despierto al menos 2 horas.

Aparte del embarazo, la causa más común de unos elevados niveles de prolactina en la sangre, lo que se denomina hiperprolactinemia, es la presencia de un prolactinoma, un tumor productor de prolactina en la glándula hipófisis.

Los prolactinomas son los tumores de la hipófisis más frecuentes y en general son benignos. Son más frecuentes en la mujer, pero también pueden aparecer en hombres. Los síntomas que producen, si los producen, están relacionados con el exceso de prolactina y por tanto, la producción de leche en la mujer no embarazada, lo que se denomina galactorrea.