detemina los   MINERALES TÓXICOS

Los metales tóxicos son sustancias contaminantes que penetran de manera insidiosa en nuestro organismo a través de los alimentos, las bebidas, el aire de la atmósfera, la ropa, los cosméticos y los trasportes. 

Una vez que han penetrado, los metales tóxicos se acumulan lentamente en los órganos (huesos, hígado, sistema nervioso) y en los tejidos (adiposo) donde desarrollan su acción nociva.

Los metales tóxicos representan un aspecto importante de la bioquímica y de la patología que puede explicar la causa de síntomas y enfermedades de relevancia.

El principio básico es que cuando se produce un desequilibrio de elementos vitales, éstos son siempre reemplazados por metales tóxicos en los sitios de enlace de las enzimas y en los sistemas enzimáticos.

Ejemplo: el Plomo reemplaza el Calcio, el Cadmio y el Cobre reemplaza el Zinc, el Aluminio puede reemplazar el Magnesio y el Manganeso, etc.


La sustitución de los minerales vitales por los tóxicos bloquea la actividad del propio complejo enzimático provocando daño metabólico y energético, induciendo una vasta gama de síntomas a veces de difícil interpretación, y además con disfunción fisiológica.

 Con el análisis mineral del bulbo y del tallo polar del cabello abre muchas áreas de investigación aún hoy ignoradas.


permite al médico no sólo hacer una valoración del equilibrio entre los minerales tóxicos y protectores sino que permite evaluar las defensas orgánicas.


La terapia nutricional debe ser considerada no sólo como un balance de minerales, sino como la sustitución de los metales tóxicos por los esenciales.

Los principales metales tóxicos en el

  •  Plomo,
  •  Mercurio,
  •  Aluminio,
  •  Cadmio,
  •  Arsénico,
  •  Níquel,
  •  Bario,
  •  Uranio;


Estos producen sus efectos tóxicos sobre el organismo aún en bajas concentraciones y están hoy considerados entre las sustancias más dañinas y peligrosas para la salud.

Algunos minerales, aún en concentraciones muy débiles son potencialmente cancerígenos, pero usualmente su efecto no se manifiesta, y de ese modo puede desarrollar sus roles fisiológicos gracias a la presencia de antagonistas específicos.

De lo cual puede deducirse que no es suficiente valorar los niveles de los metales tóxicos presentes en los tejidos, sino que también es necesario calcular su relación con los antagonistas fisiológicos.

Cabe subrayar que los metales tóxicos pueden tener además un rol fisiológico (tanto es verdad, que recientemente se han identificado algunos sistemas enzimáticos que tienen como cofactor el mercurio) y los minerales nutricionales se ven alterados.

Otra consideración importante es el rol neurovegetativo desarrollado por varios minerales.

Una de las principales razones del desinterés con respecto a los metales tóxicos como factores fundamentales en la causa de enfermedades, es que el análisis mineral del cabello no constituye un análisis de rutina para los médicos.

El análisis de los minerales abre muchas áreas de investigación aún hoy ignoradas.


La terapia nutricional debe ser considerada no sólo como un balance de minerales, sino como la sustitución de los metales tóxicos por los esenciales.

  BARIO:

Elevados valores de Bario en el cabello Están siempre asociados a una acumulación concomitante de Calcio e indican una alteración de la paratifoidea en sentido hipo.

Síntomas de intoxicación:

  • Salivación,
  • nauseas,
  • vómitos,
  • calambres abdominales,
  • diarrea violenta y con sangre,
  • hipokaliemia,
  • pulso irregular,
  • bradicardia de extrasístoles ventriculares,
  • zumbidos articulares,
  • vértigos,
  • espasmos musculares hasta convulsiones y
  • parálisis flácida,
  • muerte por insuficiencia respiratoria o
  • paro cardiaco.

Cuadros clínicos que sugieren acumulación de Bario en pequeñas cantidades pueden provocar en una persona:  

  • dificultad respiratoria,
  • aumento de la presión sanguínea,
  • variación del ritmo cardiaco,
  • irritación del estómago,
  • debilidad muscular,
  • cambios en los reflejos nerviosos,
  • hinchamiento del cerebro y del hígado,
  • daños en corazón y riñones.

No se ha probado que el Bario produzca cáncer en los seres humanos. Tampoco existen pruebas de que el Bario pueda causar problemas congénitos o esterilidad.

Acciones fisiológicas del Bario:

Primera causa de envejecimiento precoz

exalta la excitabilidad neuromuscular

– acción contracturante al nivel de la musculatura lisa, en particular la intestinal y basal

 – acción de estimulación sobre la musculatura estriada en general, cardiaca en particular, con taquicardia y extrasistolia disminución de la conductibilidad eléctrica a nivel del corazón

– acción repelente del agua, antiedemígena, esclerotizante

– tendencia a favorecer los depósitos de Calcio a nivel arterial.

Terapia de la acumulación de Bario: Administración de oligoelementos antagonizantes tales como: Fósforo – Hierro – Plomo – Aluminio.

Órganos objetivo:

  • Sistema linfático,
  • aparato circulatorio,
  • corazón, huesos.


 CADMIO:

Elevados valores de Cadmio en el cabello Indican siempre, con verosimilitud una sobrecarga del mineral tóxico en los tejidos.


Se acumula en general en estos órganos hígado, bazo, cerebro, (centros del apetito y del olfato) pulmones, y persiste por muchos años, aún después del cese de la exposición, por la lentitud de su secreción renal.

La carencia de Cobre, Hierro y Calcio favorecen la absorción de Cadmio, mientras que el Selenio protege de la acumulación.

Síntomas de intoxicación por Cadmio:

  • Agnosia,
  • hiperactividad infantil,
  • cefalea,
  • glaucoma,
  • hipertensión,
  • hipotensión (en la intoxicación crónica)
  • dolores articulares,
  • pérdida de apetito y de peso,
  • pérdida del olfato,
  • inflamaciones de la cavidad bucal y
  • caída de los dientes,
  • reducción de la temperatura corporal,
  • sequedad de la piel,
  • descalcificación,
  • disminución de la capacidad de lactancia,
  • caída del cabello,
  • gastroenteritis,
  • diarrea,
  • hepatitis tóxica,
  • enfisema,
  • bronquitis crónica,
  • daños renales,
  • retención de líquidos,
  • diabetes,
  • déficit inmunológico,
  • proteinuria, 
  • daños medulares,
  • anemia,
  • disminución de la hemoglobina,
  • disminución de la testosterona,
  • retención de Sodio, edemas.

La exposición prolongada produce tos incontrolable, dolores gastrointestinales, náuseas, vómito y diarrea. Cuadros clínicos que sugieren acumulación de Cadmio:

Inhibidor de la glutación reductasa y de las enzimas del ciclo krebs, inhibición de los neurotransmisores (acetilcolina, MAO), alopecia, hipertensión arterial, enfermedades renales, enfisema, hiperactividad infantil, anemia, disminución de las defensas orgánicas, agnosia, perdida de la sensibilidad, dolores articulares, retención de líquidos, pérdidas de olfato.

Terapia de la acumulación de Cadmio: Vit. C – Zinc (50-100 mg/día) – Calcio – Vit. B6 (100 mg/día) – Selenio – Aminoácidos – Leguminosas.

El Selenio inhibe la formación de tumores testiculares y de sarcomas provocados por el Cadmio.

El Manganeso, Cobre, Hierro y Zinc ejercen una reacción protectora contra las leves intoxicaciones de Cadmio.

El Zinc y el Calcio son los antagonistas celulares del Cadmio.

Órganos objetivo:

  • Riñones,
  • hipotálamo,
  • pulmones,
  • hígado,
  • arterias,
  • lóbulo olfativo

 

 NIQUEL:  

Elevados valores de Níquel en el cabello Indican carcinoma de útero, intoxicación por tabaquismo, necrosis cardiaca pasada, secuelas de quemaduras.

El Níquel es esencial para la absorción del Hierro junto con el Cobalto.

Se acumula generalmente a nivel del páncreas, en los huesos y en las arterias, particularmente en la aorta.

Tiene una función estabilizadora sobre las células hepáticas, una acción sinérgica con la insulina y con el cromo, tiene una acción antagónica frente a la adrenalina.

Funciones fisiológicas del Níquel: Catalizador del desarrollo celular y corporal, antagonista de la adrenalina, potenciador de los efectos de la insulina, antianémico por estimulación de la absorción del Hierro, estabilizador de la membrana celular.

Cuadros clínicos que sugieren acumulación de Níquel:

  • Dolor en la frente,
  • vértigos,
  • náusea,
  • dermatitis,
  • asma,
  • lesiones vasculares cerebrales,
  • cáncer de los senos nasales,
  • cáncer de los pulmones.

Terapia de la acumulación de Níquel:

En caso de exceso de Níquel se debe aumentar el aporte de Calcio e investigar cuidadosamente el metabolismo mineral en general, aumentar el aporte proteico y el aporte de los aminoácidos sulfurados, proporcionar suplemento de Vit. C, Vit. E, y Pectina.

Órganos objetivo: Hígado, riñones.

 

  TRATAMIENTOS Para remover los  metales tóxicos se usan cuatro métodos simultáneamente:

  • El reequilibrio de las relaciones minerales fundamentales para aumentar la energía
  • El uso de los mineral antagonistas
  • Los agentes quelantes
  • El fortalecimiento de los órganos de eliminación


Pueden ser de ayuda para la eliminación de los metales tóxicos:

  Plomo: Calcio, Vit. C, Vit. E.

  Níquel:  Extractos glandulares para favorecer la eliminación por los riñones

  Mercurio: Selenio, Vit. C.


  Cadmio: Zinc, Calcio, Selenio, extractos glandulares renales, Vit.C.


  Arsénico: Vitamina C


  ALUMINIO:

Un exceso de Aluminio

Provoca una disminución de la actividad enzimática acetilcolinesterásica y al mismo tiempo un descenso del nivel del ácido ribonucleico,RNA, tal déficit produce un aumento de la síntesis proteica que origina la formación de filamentos inactivos en el interior de las neuronas.


Síntomas de intoxicación por Aluminio:

  • Anorexia
  • Astenia,
  • Demencia senil,
  • Ataxia,
  • Estipticidad,
  • Modificaciones del carácter,
  • Parálisis motora,
  • Cólicos abdominales,
  • Nauseas,
  • Sudoración excesiva,
  • Pérdida de sensibilidad localizada.


 Cuadro clínicos que sugieren acumulación de Aluminio:

  • Trastornos de la memoria,
  • Degeneración cerebral senil,
  • Epilepsia,
  • Soriasis,
  • Trastornos digestivos,
  • Estipticidad atónica,
  • Fibrosis cística,
  • Estatosis hepato-renal.


Terapia de la acumulación de Aluminio:

El Aluminio incorporado en el organismo no puede ser eliminado por quelación; no obstante, puede ser antagonizado con terapia a largo plazo con: Magnesio – Calcio - Vit.B6 - Vit.A – HCL – Extractos córtico-suprarrenales.  

Órganos objetivo:

  • Aparato gastroentérico,
  • Cutis,
  • Sistema nervioso,
  • Riñones,
  • Hígado.

Elevados valores de Aluminio en el cabello
Están casi siempre asociados a trastornos del metabolismo Calcio-Magnesio 

  ARSÉNICO:

Elevados valores de Arsénico en el cabello Indican siempre, con verosimilitud, una sobrecarga del mineral tóxico en los tejidos.

El envenenamiento crónico provoca pérdida de apetito, pérdida de peso, trastornos gastro-intestinales, neuritis periférica, conjuntivitis y alteraciones cutáneas, como hiper-queratosis y melanosis.

Estaúltima enfermedad, que produce una coloración oscura del cutis, es característica de una exposición prolongada al Arsénico y puede ser un factor de predisposición al desarrollo del cáncer de piel.

La ausencia de efectos mutágenos de la arsenobetaina ha sido verificada mediante pruebas experimentales.

Elevados niveles de Arsénico inorgánico en el agua potable se asocian a un aumento de la prevalencia de hipertensión arterial.

Síntomas de intoxicación por Arsénico:

  • Anorexia,
  • astenia,
  • depresión cíclica,
  • albuminuria,
  • hematuria,
  • rinitis persistente o periódica,
  • lagrimeo,
  • edemas localizados,
  • rinofaringitis,
  • hiper-queratosis,
  • melanosis,
  • dermatitis palmar,
  • vitíligo,
  • alopecia,
  • alteraciones ungueales,
  • poli-neuritis,
  • daños tróficos de los miembros inferiores,
  • ardor y hormigueo en las extremidades,
  • daños cromosómicos,
  • nauseas, vómitos, diarrea,
  • cirrosis hepática,
  • hematoma.

Acciones fisiológicas del Arsénico:

  • - Bloqueo de la fosforilasa oxidante
  • – bloqueo de la Piruvato Deshidrogenada
  • – Ruptura de los cromosomas y bloqueo de la replicación celular
  • – bloqueo de la musculatura lisa
  • – paresia arterial.

Cuadros clínicos que sugieren acumulación de Arsénico:

  • Inquietud
  • adelgazamiento
  • irritabilidad
  • astenia
  • depresiones cíclicas
  • atrofia del nervio óptico
  • dermatitis exfoliativa
  • rinitis y asma alérgica
  • estomatitis
  • cáncer de mucosas
  • hepatitis tóxica
  • agranulocitosis
  • poli-neuritis, rinitis persistente o periódica
  • edemas localizados.

Terapia de la acumulación de Arsénico: B.A.L. (Dimercaprol) – Vit. E – Selenio – Yodo.

Órganos objetivo: Capilares, aparato gastroentérico, cutis, sistema nervioso, riñones.

 

  MERCURIO:

Elevados valores de Mercurio en el cabello Indican siempre, con verosimilitud, una sobrecarga del mineral tóxico en los tejidos.

Síntomas de intoxicación por Mercurio:

  • Pérdida de apetito y de peso,
  • inflamación gingival y
  • caída de los dientes,
  • temblores,
  • graves perturbaciones psíquicas y emocionales,
  • insensibilidad al dolor,
  • convulsiones,
  • irritación de la piel (enrojecimiento, pústulas).

El  mercurio tiene un cierto número de efectos sobre los seres humanos que pueden ser resumidos en los siguientes efectos principales:

  • destrucción del sistema nervioso,
  • daños de las funciones cerebrales,
  • en DNA y en los cromosomas,
  • inhibición de ATPasa,
  • manifestaciones alérgicas que resultan en
  • manchas en la piel,
  • lasitud y migrañas,
  • efectos negativos en la reproducción,
  • daño en el esperma,
  • defectos congénitos y abortos.

Como es sabido, los daños en los cromosomas pueden causar el Síndrome de Down.

Cuadros clínicos que sugieren acumulación de Mercurio: Hiperactividad infantil, alteraciones del comportamiento, irritabilidad, insomnio, astenia, alucinaciones, psicosis, ataxia, temblores, estomatitis, oscilaciones de los dientes, gusto metálico en boca, hipersalivación, dolor lumbar-renal, anemia, hipertensión, alergia cutánea y asma. Terapia de la acumulación de Mercurio: Vit. C., Vit. E, Vit. A, complejo vitamínico B, Calcio, Lecitina, Pectina, Selenio, Aminoácidos sulfurados (metionina, etc.) Órganos objetivo: Sistema nervioso, riñones, mucosas, aparato urinario.


 PLOMO:

Elevados valores de Plomo en el cabello Indican indiscutiblemente una prolongada exposición al metal pesado y permite intervenir terapéuticamente, antes de que aparezcan los síntomas agudos de la intoxicación.

Se acumula rápidamente en la sangre, al nivel óseo principalmente en la epífisis de los huesos largos, en el hígado y en el cerebro.

Un aporte demasiado elevado de vit D puede favorecer la asimilación del Plomo y crear la correspondiente carencia de Calcio.

Las funciones fisiológicas normales: Se ven modificadas por la acción del Plomo, de hecho, interfiere a distintos niveles con los sistemas enzimáticos que controlan la síntesis de la hemoglobina, determinando frecuentemente anemia, ciertos daños en los cromosomas, particularmente en la infancia, disminuye la resistencia a las enfermedades, los niños se ven sobreexcitados, carentes de concentración y tienen dificultades de memoria.

Cuadros clínicos que sugieren intoxicación de Plomo durante la infancia:

  • Anorexia,
  • ataxia irascibilidad,
  • irritabilidad,
  • trastornos del comportamiento,
  • hiperactividad,
  • dificultad para memorizar,
  • manías,
  • neurosis,
  • trastornos cerebrales,
  • apatía,
  • temor,
  • falta de energía,
  • convulsiones epilépticas,
  • disminución de la visión,
  • anemia hipocrómica,
  • vértigos,
  • cefaleas,
  • dolores musculares.

Cuadros clínicos que sugieren intoxicación de Plomo a la edad adulta:

  • Irritabilidad,
  • agitación,
  • depresión,
  • apatía,
  • neurosis,
  • inestabilidad emocional,
  • disminución de la resistencia física,
  • insomnio,
  • inhibición de numerosas enzimas (ferroquelatasa, ácido daminolevulínico) y de todos los metal-enzimas,
  • alopecia,
  • sordera 
  • ceguera.

   URANIO

Elevados valores de Uranio en el cabello Indican siempre, con verosimilitud, una sobrecarga del mineral tóxico en los tejidos.

Elevados valores de Uranio producen efectos devastadores en el hombre.

Las informaciones relativas a la exposición medio-alta son limitadas y conciernen el riesgo de contraer una leucemia u otro tumor radio inducido.

El riesgo de contraer la enfermedad y su gravedad varían con la dosis, lamentablemente no es necesario superar un umbral de exposición y tiene un largo período de latencia.

Se acumula en todo el cuerpo con efectos sobre la epidermis, con depresión de la hemopoyesis, en la médula ósea, en los testículos y en los ovarios, déficit de la visión (catarata).

Produce lesiones en los cromosomas con daño en el ADN directo e indirecto, daños en las estructuras celulares con rotura de la membrana nuclear, rotura de un complejo DNA-Membrana, rotura de la vaina proteica.

La gravedad de los daños provocados a nivel celular por las radiaciones depende del tipo de exposición, de la dosis de radiación absorbida, de la velocidad a la que la dosis es absorbida, de la sensibilidad a las radiaciones del tejido interesado.

Por ejemplo, aun cuando las dosis de exposición sean insuficientes para causar la destrucción de las células, puede, de todos modos implicar una alteración de las mismas con efectos clínicos que no se verificarán hasta algunos años después.

Pero el peligro principal sigue siendo de todas maneras, el tumor.

Cuadros clínicos que sugieren exposición al Uranio:

  • Náuseas,
  • vómitos,
  • diarrea,
  • malestar generalizado,
  • fiebre,
  • hemorragia, púrpura,
  • inflamación de la garganta,
  • ulceraciones y
  • fibrosis cutánea,
  • inmunodepresión grave,
  • enfermedad del sistema endocrino, nervioso, digestivo, de los órganos sensores.

La leucemia tiene un período de latencia de aproximadamente 2 años, otros tumores radio inducidos tienen un período de latencia de alrededor de 5 años, con desarrollo constante después de los 10 años. Órganos objetivo: La piel, la sangre, todos los órganos y todas las células de nuestro cuerpo.